El largo camino a la escritura de ficción como una profesión


Lnovela romántica llegó a mí por casualidad y debo reconocer que me acerqué con la ceja alzada y los mismos escrúpulos de quienes nunca han leído una y se dejan llevar por lo que han oído. Pronto me cautivó un género tan difícil como fascinante, con lectoras exigentes y en evolución constante.

Como muchos autores, mi meta siempre fue dejarlo todo y vivir de la escritura. Pero no es un camino fácil, si te dedicas a escribir ya lo sabrás.


Es necesario compaginar una profesión que aporte ingresos más o menos estables y habitualmente alejada de las Letras, con el trabajo de escritor, que necesita dedicación y tiempo. Esto nos convierte a los autores en los seres vivos más trabajadores del planeta (disculpa por la broma).

Estudié Audiovisuales y Periodismo, y por supuesto que trabajé durante años en tareas que me permitían pagar las facturas mientras dedicaba cada minuto de mi tiempo libre a la escritura. He tenido la suerte de que mi formación, y más tarde mi experiencia, me han permitido subsistir en profesiones que deambulan alrededor del Mundo del Libro. Formador en escritura creativa, coordinador de clubes de lectura, editor, han sido alguna de ellas.


La novela romántica llegó a mí por casualidad y debo reconocer que me acerqué con la ceja alzada y los mismos escrúpulos de quienes nunca han leído una y se dejan llevar por lo que han oído. Pronto me cautivó un género tan difícil como fascinante, con lectoras exigentes y en evolución constante.


De nuevo tuve la suerte de ganar algunos premios prestigiosos, como el Titania en 2014 y el Vergara en 2019. También fui finalista de los Amazon en 2017 y las compañeras del gremio, escritoras como yo, quisieron nombrarme finalista de los Premios Aura, que reconocen la trayectoria en la carrera profesional, en 2015, el mismo año que lo ganó la fabulosa Elisabeth Benavent.


He sido jurado de prácticamente todos los premios de literatura romántica de este país.

Como editor, publiqué la primera novela de la autora best seller Megan Maxwell (Te lo dije, es el nombre de la novela, no una advertencia).


Por mis cursos formativos han pasado autoras como la misma Megan, Olivia Ardey, Yolanda Quiralte, o Ana Iturgaiz.


También organicé, entre 2007 y 2009, los primeros congresos sobre Novela Romántica en nuestra lengua, y la editorial Lantia y su partner el Grupo Mediaset, me encargaron el diseño de su sello Mil Amores, como editor senior.


Te cuento todo esto para explicarte que se puede ascender mucho en la carrera de escritor, pero eso no implica poder vivir de la escritura.

Mi único logro real, teniendo en enorme valor todos los que te he contado, ha sido aprovechar lo que he aprendido en veinte años de profesión para encontrar un método que permita vivir de la escritura de ficción. En concreto, de la novela romántica, que es el género en el que me he desempeñado profesionalmente.

Me encantará compartirlo contigo.

José de la Rosa

Estudié Audiovisuales y Periodismo.


Trabajé de 2004 a 2012 como editor de ficción, y en paralelo coordinaba los clubs de lectura de lo biblioteca de la Fundación José Manuel Lara y trabajaba en sus talleres de escritura creativa.


Mis actividades de escritor son paralelas a las anteriores, y llegan hasta la actualidad, donde he publicadas más de 30 novelas. Estas me han permitido ganar los premios Titania (2014) y Vergara (2019) de novela romántica, y ser finalista de los Premios Literarios Amazon en 2017.


En el ámbito de la narrativa romántica, he sido jurado de los Premios Kiwi, HQÑ y Titania. También organicé las Jornadas de Novela Romántica en Sevilla, durante los años 2007 a 2009. En estas mismas fechas puse en marcha un programa formativo centrado en nuestro género narrativo, del que salieron gran parte de las autoras que han triunfado, como Megan Maxwell.


La editorial Lantia y su partner el Grupo Mediaset, me encargaron en 2020 el diseño de la Colección Mil Amores, centrado en la novela romántica.


COMPROMISO con un género y una profesión que necesitan visibilizarse como lo que son en realidad, literatura de calidad para grandes lectores.

CREATIVIDAD para transformar la manera de hacer en una nueva forma de expresase.

LIBERTAD en mayúsculas para trabajar alejados de prejuicios y acercarnos como escritores a retratar el amor real de nuestra sociedad.

ÉXITO PROFESIONAL como meta, respondiendo a las necesidades de los escritores que quieren vivir de su creatividad.

OPTIMISMO para afrontar cada situación, porque el trabajo de escritor necesita de una reinvención constante y es mejor hacerla con alegría.

INFORMACIÓN DE  VALOR PARA ESCRITORES.

¡SUSCRÍBETE!

Ayudo a personas que quieren escribir novelas románticas a convertir su pasión en una forma de ganarse la vida.



CÓMO CONVERTIR TU PASIÓN POR LA ESCRITURA EN UNA PROFESIÓN: